Cursos de formación para desempleados y la tarjeta del paro

cursos para desempleados

Los cursos de formación para desempleados son una parte esencial de las Políticas Activas de Empleo. Cuando una persona está en desempleo, lo mejor que puede hacer, además de buscar activamente empleo, es aprovechar ese tiempo para formarse y, de ese modo, mejorar su perfil profesional, sus competencias y, por tanto, sus opciones de insertarse de manera exitosa en el mercado laboral.

 

La Formación Profesional para desempleados

Dentro de las opciones de cursos para desempleados existentes, la Formación Profesional para el Empleo (FPE) es una de las más interesantes, puesto que se trata de cursos de calidad, impartidos por profesionales con experiencia y, lo más importante, son subvencionados por la Administración, por lo que la persona desempleada no tiene que pagar nada (lo cual no significa que sean “gratis”, puesto que los financiamos entre todos a través de la aportación a la formación profesional que se descuenta de la nómina mensual de cada trabajador).

En las Comunidades Autónomas que tienen transferidas las competencias en materia de Políticas Activas de Empleo, la gestión de la FPE la realiza la propia Comunidad, y en aquellas que no tienen transferidas las competencias, la gestión corresponde al SEPE (antiguo INEM).

En determinados casos, la realización de un curso para desempleados subvencionado no es una cuestión de decisión voluntaria, sino que es una exigencia de la administración. Así ocurre cuando estamos cobrando alguna prestación por desempleo (por ejemplo, la ayuda familiar, el PREPARA o la RAI) y los Servicios Públicos de Empleo nos envía una propuesta de participación en un curso que consideran encaja en nuestro perfil profesional. En este caso, si renunciamos a participar en la acción formativa la consecuencia puede ser la penalización e incluso la pérdida de la ayuda económica.

 

Formación para el Empleo y situación de la demanda de empleo

Pero ¿qué sucede con la tarjeta del paro mientras se está realizando un curso para desempleados? ¿Es necesario seguir renovándola? Y si no lo hacemos ¿perdemos la antigüedad?

Son dudas que habitualmente tienen las personas que quieren mejorar sus competencias a través de los cursos gratuitos para desempleados pero no quieren perder la antigüedad en el paro para no renunciar a posibles ayudas que puedan derivarse del tiempo acumulado de desempleo.

Al igual que ocurre con la gestión de la FPE, la gestión de la demanda de empleo también corresponde a los Servicios Públicos de Empleo de cada Comunidad Autónoma, es decir, tanto la expedición inicial de la “tarjeta del paro” como el control de las renovaciones periódicas establecidas.

Cuando una persona desempleada accede a un curso de formación para desempleados (FPE) su demanda de empleo queda suspendida temporalmente, hasta la finalización del curso. Por lo tanto, durante el tiempo que dure el curso no tenemos obligación de actualizar ni renovar la demanda, porque se encuentra suspendida. Pero no se da de baja, solo queda temporalmente sin efecto y, por tanto, se sigue acumulando la antigüedad.

En algunos tipos de cursos existen excepciones y seguirá vigente la obligación de renovar la demanda mientras dure el curso, pero no es la norma general.

Existen dos tipos de suspensión de la demanda de empleo:

  • Suspensión con intermediación: mientras dure el curso, los Servicios Públicos de Empleo no realizarán labores de intermediación en beneficio del desempleado, por lo que no recibiremos ofertas de empleo, ni la opción en participar en procesos selectivos, ni en sesiones de orientación, etc.
  • Suspensión con intermediación: a diferencia del caso anterior, durante la duración del curso sí seguiremos pudiendo recibir ofertas de empleo, la opción de acudir a entrevistas laborales, etc.

No obstante, esto solo afecta a la Formación Profesional para el Empleo gestionada por la Administración Laboral. El resto de la oferta formativa, como las enseñanzas universitarias, la FP Inicial o los cursos privados no entran en este régimen. Por lo tanto, para este tipo de formación sí debemos seguir cumpliendo con nuestras obligaciones como demandantes de empleo, como acudir a citas y sesiones de orientación, presentarnos a posibles ofertas de empleo que nos remitan, etc.

 

¿Y cuando termina el curso?

Una vez finalizado el curso, es muy recomendable acudir a nuestra oficina de empleo (previa cita) para informar de la finalización del curso, obtener una tarjeta de demanda de empleo actualizada y comprobar las nuevas fechas de renovación de la misma.

En cualquier caso, si tienes alguna duda, pide una cita con tu oficina de empleo para que te aclaren cuales son tus obligaciones como demandante de empleo mientras estás realizando un curso para desempleados.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información