Se me olvidó sellar el paro ¿qué hago?

se me olvido sellar el paro

Si te encuentras en paro y estás registrado como demandante de empleo sabes que para mantener esa condición debes renovar la tarjeta de demanda de empleo (sellar el paro) en las fechas establecidas, o  lo que es lo mismo, cada 3 meses.

Pero, por diferentes circunstancias, es posible que se te olvide renovar en la fecha prevista y entonces te plantearás qué efectos negativos puede traerte ese descuido. En este artículo analizaremos las consecuencias de no renovar correctamente el paro, tanto si estás cobrando alguna prestación como si no.

Plazo para renovar la demanda de empleo

En principio, hay que recordar que no es necesario esperar hasta el día establecido en la tarjeta de demanda para renovarla, puede hacerse hasta 2 días antes de que llegue la fecha. El método más fácil para hacerlo es a través de Internet, y en este artículo te explicamos cómo es el procedimiento.

También existe la creencia popular, bastante extendida, de que es posible sellar el paro hasta 2 días después de la fecha prevista sin que ello tenga consecuencias para la persona demandante de empleo. Pero es sólo una verdad a medias. En realidad, no existe ninguna norma o reglamentación que establezca esta posibilidad y, en la práctica, depende de cada Comunidad Autónoma y el grado de flexibilidad con el que interprete la normativa vigente. Así, en Andalucía se ha considerado práctica habitual en la mayoría de las oficinas del SAE el permitir que se selle la tarjeta hasta 2 días hábiles con posterioridad a la fecha tope (no se contarían los fines de semana). De ese modo, si tuvieras que sellar un jueves y se te olvidó, todavía podrías hacerlo hasta el lunes, que sería 2 días hábiles después.

A pesar de esta práctica, hemos consultado con personal de las oficinas de empleo y recomiendan que, para evitar posibles consecuencias negativas, no dejar pasar el día establecido para la renovación. Aquí es necesario recordar que, si necesitas renovar la demanda y quieres hacerlo presencialmente, no es necesario que acudas a tu oficina de empleo, puedes renovarla desde los puntos de acceso a internet de cualquier oficina del territorio. En ocasiones, el sistema no va a permitir realizar la renovación pasado el día establecido.

Consecuencias de no renovar a tiempo

Si se te pasa el día de la renovación y tu demanda de empleo pasa a situación de baja, las consecuencias variarán según estés cobrando o no una prestación.

Si no estás cobrando prestación, simplemente renovarás la demanda de empleo, eso sí, perdiendo la antigüedad que tuvieras acumulada. El tiempo acumulado en desempleo se tiene en consideración para poder acceder a determinados programas y prestaciones, como el PAE o la RAI.

Si estás cobrando alguna prestación por desempleo, las consecuencias tendrán carácter económico y variarán según el tipo de prestación.

Si estas cobrando la prestación contributiva (paro), subsidio por desempleo o ayuda familiar, la consecuencia es que perderás un mes de prestación como penalización, si bien seguirás cobrando los subsiguientes meses, salvo que vuelvas a olvidarte de sellar, claro está.

Si estás cobrando alguna prestación de carácter extraordinario, como el PREPARA, la RAI o el PAE, la consecuencia de la no renovación en plazo es la pérdida de todo lo que restase de prestación, así que es importante tener en cuenta este dato.

Alegaciones

Si te van a penalizar por no renovar, recibirás una propuesta de sanción, y a partir de ese momento, tendrás 15 días para poder hacer alegaciones en tu defensa. Para justificar la no renovación en el plazo establecido se admiten diferentes alegaciones, pero siempre debe tratarse de una situación ajena a la voluntad que imposibilite la renovación. Así, puedes aportar un justificante médico que acredite que te encontrabas enfermo el día de la renovación. De tu médico de cabecera dependerá que te haga este justificante. Recuerda que solo necesitas justificar el día de la renovación, no los anteriores ni posteriores.  También puedes alegar que no pudiste renovar por encontrarte en un proceso de selección para un puesto de trabajo.

Es práctica habitual que los servicios públicos de empleo rechacen sistemáticamente las alegaciones y eleve la propuesta de sanción a definitiva. En este caso te queda la opción de presentar un recurso de reposición ante el órgano que figura en la propia carta de comunicación de la sanción.

Si rechazan el recurso, habrás agotado la vía administrativa y te quedará acudir a vía judicial para defender tus intereses.  La ventaja de esta vía es que será un juez quien decida (ya no es la administración) y que es un proceso gratuito en el que ni siquiera precisas de abogado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información